viernes, 10 de diciembre de 2010

Infinity Blade para iPhone e iPad


Hace poco tiempo compré un iPad con intenciones de darle diferentes usos: Internet, correo, lectura de libros y cómics, vídeo e incluso dibujo. Pero, frente a la PSP o Nintendo DS  nunca lo consideré, al igual que el iPhone, lo suficientemente competitivo en el área de los videojuegos. El motivo es que al carecer de controles físicos la jugabilidad queda muy limitada. La existencia de los controles virtuales, al no sentirse en los dedos, provoca que miremos constantemente para asegurarnos si los estamos pulsando o no. Un centímetro fuera del botón y adiós control. Sin embargo, a medida que más pruebo ciertos juegos adaptados a estas plataformas táctiles y con sensor de movimiento, más me sorprenden gratamente.


El último juego que he probado para esta plataforma es Infinity Blade. Después de hacerlo pensé que debía dedicarle una entrada en el blog. El juego es sublime en el apartado gráfico, y ésta es la principal característica que lo define, acercándose visualmente más a un juego de sobremesa que a uno portátil. Su jugabilidad es muy correcta para la plataforma que se ha ideado. Utiliza perfectamente las cualidades táctiles del iPhone o iPad, para usar la espada, recoger objetos, mirar,... Pero fuera de esto no hay mucho más. Le falta profundidad argumental y, al cabo de unos minutos de juego, resulta un tanto lineal. Sin embargo, todos los pros del juego compensan los contras. Las batallas son la esencia del juego. Muy entretenidas y dinámicas según aumenta la dificultad. Tu dedo es la espada, pero no vencerás únicamente moviéndolo de un lado a otro de la pantalla. Hay que sincronizar muy bien los movimientos, esquivar, cubrir e incluso realizar magias dibujando símbolos sobre el iPad.
Si le tendría que poner nota, ésta sería un 9 (la linealidad del juego que evita salirse del camino predefinido y la falta de profundidad en el argumento le restan un punto).

Trailer del juego:

No hay comentarios: