viernes, 19 de marzo de 2010

Dragon Ball 2nd Epoque [Fan-Fic]: Capítulo 14: La Aldea Pepper.

Autor: Herctor4

CAPÍTULO 14: LA ALDEA PEPPER

-Como muy bien sabéis-continuaba Youmaoh.-la Aldea Pepper ahora es una base donde los hombres del Imperio llevan a cabo diversas operaciones de contrabando. Gracias a unas informaciones que hemos obtenido, sabemos que en estos momentos han reunido un gran arsenal de combate. Armas de muy alta tecnología con las cuales, los piratas del desierto podríamos llegar a competir con el Imperio. ¡Vuestra misión es robarlas!

Los piratas se sorprenden sobremanera. Lo que su jefe les pide es un atentado contra el Imperio, un gran acto de traición ante las fuerzas del gran soberano universal. Todos los piratas del desierto son conscientes de los actos brutales y despiadados de los que son capaces los hombres del Gran Maligno. Y todos son, también conscientes, de que su poder es insignificante ante las artes militares y brujería de que hacen gala los esbirros del gran hechicero.


Ésto se demostró hace cuatro años, cuando los habitantes de la Tierra perdieron consciencia sobre sí mismos y se sometieron al poder de un nuevo imperio. El poder de Shenron hizo que todos los seres del universo perdieran total voluntad, entrando a formar parte de un nuevo culto, un culto al ser demoníaco conocido como Kaarat. Fue entonces cuando los esbirros del Gran Maligno comenzaron a saquear y a someter también a los pueblos de la tierra, capitaneados por uno de los grandes del Imperio, el Gran General Bulkan.

Bulkan se sintió muy atraído hacia el planeta Tierra, uno de los mas bellos y prósperos de todas las galaxias. En aquel entonces la Aldea Pepper era un pueblo bienavenido, cercano a la gran urbe del oeste, la Ciudad del Oeste. Era un sitio de paso, intermedio entre el desierto y la gran metrópolis, donde se vivía en plena armonía. Sus pobladores gozaban de un estatus de vida próspero, donde interactuaban los medios naturales y los tecnológicos. Aunque no era una aldea muy grande, si era muy rica, y su buena situación hizo que las fuerzas del Imperio decidieran tomarla como lugar de operaciones.

Sin compasión saquearon la aldea y mataron a buena parte de su población. Tan solo sobrevivieron algunos aldeanos que lograron escapar a malas penas. Ahora Pepper no es mas que la sombra de lo que fue, los esbirros de Kaarat la convirtieron en una especie de mercado negro y base de operaciones, transformando las esplendorosas viviendas en chozas y almacenes, en viviendas militares, en tétricas y oscuras bases hiper-tecnológicas.

Los piratas del desierto raras veces acuden a Pepper, si no es para intercambiar mercancías o comprar algún objeto curioso, siempre bajo la supervisión del Ejército Imperial.

-¡Pero señor, eso es...!

Abok es el primero que muestra su desazón ante la peligrosa hazaña. Su voz parece hablar por todos los demás.

-¡¡Si vais a empezar a llorar comenzad cuanto antes!!-exclama el viejo Jozzy.

Todos callan unos segundos.

-Perdonad las maneras del anciano contramaestre,-habla Youmaoh.-pero tiene razón.

Youmaoh sopesa un poco sus palabras antes de continuar su charla:

-Se lo que pensáis. Lo que os propongo es una tarea harto peligrosa. Pero os diré una cosa; esta misión llevamos planeándola durante años. Todo esta milimétricamente calculado y es verdad que cualquier mínimo error puede llevar a la catástrofe. Los piratas del desierto gozamos de una tregua con el Imperio, ellos nos dan vía libre y nosotros los abastecemos de objetos curiosos y de parte de nuestros botines. Pero también es verdad que si queremos seguir avanzando debemos arriesgarnos alguna vez. ¿U os gustaría seguir siendo perrillos falderos el resto de vuestras vidas?

De nuevo el silencio. Los sentimientos contradictorios comienzan a efervescer, dentro del espíritu de cada uno de los piratas de los dos grupos. A Andira en realidad no le importa seguir su vida como hasta ahora, pero debe total pleitesía al Gran Youmaoh.

Pakku, en el fondo, piensa que se trata de una misión suicida, pero las palabras de su jefe han despertado en él cierto espíritu guerrero. Pakku odia al Imperio, a todos y cada uno de los soldados que forman parte de él. Odia ver su planeta plagado de tiranos.

-Escuchadme atentamente.-continúa el jabalí.-Yo he decidido confiar en vosotros. Sois los dos mejores grupos de piratas de los que dispongo.-dirige su mirada a Andira.-Andira, tú y tus hombres sois el grupo mas poderoso de todos. Sois fuertes, inteligentes y cautos.-la mirada del Gran Jabalí encuentra el rostro de Pakku.-y tú, Pakku...tú y tu grupo sois los piratas mas valientes y astutos que han pisado jamás estas arenas. Por eso se que si unís vuestras fuerzas seréis capaces de llevar a cabo con éxito esta misión.

Los piratas de ambos grupos se miran unos a otros, como intentando averiguar la reacción de sus compañeros.

-A pesar de todo también os diré otra cosa. Nadie está obligado a participar. Si alguno de vosotros no se siente capacitado lo entenderé, y no será tomado por cobarde. Por eso, si alguno quiere marcharse, este es el momento.

Tras las últimas palabras del gran jefe, todos quietos. Nadie se mueve.

-Tomaré esto como una aprobación y...

-¡¿Y nosotros qué pintamos en todo esto?!

Con una voz provocadora, Gokuh interviene en la conversación. Todos lanzan su mirada hacia el pequeño guerrero. En verdad nadie de los dos grupos averigua qué tienen que ver los prisioneros en todo el tinglado.

Pakku mira a su amigo con cierta preocupación en su rostro.

-Jujuju.-ríe Youmaoh.-Es verdad. Vosotros, mis queridos prisioneros, sois la pieza mas importante de la misión.

-¡¿Cómo?!-exclama Gokuh Jr. El anciano Dende analiza la situación, mirando de reojo a su joven compañero.

-Vosotros seréis el señuelo que hará posible la consecución de nuestro plan. Iréis junto a mis piratas y llamaréis la atención de los hombres del Imperio.

Los dos grupos de jóvenes piratas quedan perplejos, además de colaborar entre ellos deberán llevar a los prisioneros. Pakku había prometido a su amigo que lo sacaría de aquí, así que la idea de utilizarlo como cebo en una misión así no le agrada lo mas mínimo. Para Gokuh Jr. y Dende la situación no pinta nada bien. Ellos no deben ser vistos, de ninguna manera, por los esbirros del Gran Maligno. El anciano habla telepáticamente al joven mestizo saiyan:

-[[[¡¡Joven Gokuh, no podemos acceder a lo que este pirata nos pide!!]]]

-[[[Ya lo se, anciano...]]]

Gokuh se dirige a Youmaoh:

-¿Y si nos negamos a participar?

-¿Qué os negáis a participar? Jajajaaa. No tenéis otra opción. Si no lo hacéis seguiréis encerrados aquí el resto de vuestras vidas. Jaaaaaajajajaa.

Gokuh Jr. queda pensativo unos segundos, hasta que se dirige al viejo Dende:

-[[[Escuche, señor Kami Sama, tengo una idea...¿y si...?]]]

-[[[¡No, pequeño! Puedo averiguar lo que estás pensando. No podemos participar en esa misión suicida, si nos descubriesen la Tierra ya no tendría ninguna posibilidad de...]]]

-[[[Lo sé, anciano...pero es verdad que no nos queda otra opción. Si seguimos aquí y finalmente escapamos, estos piratas son capaces de alertar a las fuerzas del Imperio. ¡¡Entonces nos buscarían por todas partes hasta dar con nosotros!!]]]

-[[[Tienes razón...pero aún así...]]]

-[[[Por favor, señor, confíe en mí. Podemos llegar a un acuerdo, si participamos en esto a cambio podrían dejarnos en libertad.]]]

-[[[¡¡¡Es un riesgo demasiado grande!!!]]]

-[[[Si, pero nos las arreglaremos para no ser descubiertos. Confíe en mí.]]]

La insistencia y el aplomo del pequeño menguan los temores de Kami Sama que finalmente:

-[[[Está bien...en verdad no tenemos muchas opciones...]]]

-[[[¡¡¡Bien!!!]]] Escuchadme,-Gokuh rápidamente se dirige a los piratas.-participaremos con dos condiciones.

-Ummmm,-murmura el Gran Jabalí.-esto ya me va gustando mas. A ver, ¿qué tienes que decir?

-Solo yo iré con ellos. El anciano no es un guerrero, y ya está muy mayor para estas cosas. Mas que nada sería una carga para la misión.

-Si, tienes razón...me parece bien. Continúa.

-Y la segunda condición es que cuando acabe la misión nos dejaréis en libertad.

El Gran Youmaoh digiere la propuesta. El viejo Jozzy acaricia sus bigotes esperando la respuesta del jabalí. Andira y su grupo simplemente quedan espectantes ante el devenir de los acontecimientos. Zurui y Plumb se miran el uno al otro, sin saber muy bien que pasará a continuación...y Pakku...en el espíritu de Pakku empieza a surgir un ansia voraz por llevar a cabo la misión. Si lo consiguen, su amigo podría quedar libre.

-¡Está bien!-condena Youmaoh.-Cuando la misión acabe, y solo si resulta exitosa, tú y ese viejo seréis liberados.

-Deacuerdo.-dice Gokuh.-Así sea.

Gokuh Jr. queda tranquilo, pero el jefe jabalí vuelve a hablar:

-Pero si durante la misión se te ocurriese escapar, este viejo-dice señalando a Dende.-sufrirá las consecuencias.

El pequeño mira profundamente al gigantesco pirata, con el ceño fruncido, con expresión tremendamente seria, y dice:

-Tranquilo, yo no huiré, pero si le ocurriese algo al anciano, seréis vosotros quienes sufriréis las consecuencias.

Un silencio lleno de solemnidad se apodera de las consciencias de todos los presentes. Las palabras del joven Gokuh resultan contundentes, y no dejan indiferente a nadie. Incluso Andira percibe el inmenso fulgor del muchacho. "Vaya engreído de pacotilla" piensa Kostello, mientras que el Gran Youmaoh sufre un tremendo escalofrío que recorre toda su espalda, él ya ha sufrido en sus carnes el tremendo poder del pequeño. Con un temple quebradizo finaliza la conversación sobre el tema:

-Ya...ya está todo dicho. Llevaos a los prisioneros y comencemos a preparar el plan de ataque.

Los guardias se llevan a nuestros dos héroes fuera de la sala. Ahora los pasos del pequeño Gokuh le guían hasta la boca del lobo, hasta el lugar donde deberá enfrentarse, por vez primera en mucho tiempo, a los temores de su pasado. El mismo lugar que perturba y remueve el alma de Andira. El lugar llamado: LA ALDEA PEPPER.

No hay comentarios: