viernes, 18 de diciembre de 2009

DRAGON BALL 2nd EPOQUE (Fan- Fic):CAPÍTULO 3: ATRAVESANDO EL MAR, HACIA EL DESIERTO

CAPÍTULO 3: ATRAVESANDO EL MAR, HACIA EL DESIERTO
Autor: Hector4

Esa mañana el Sol brillaba extrañamente, signo de que el mar andaba cerca. Los fuertes vientos hacía unas horas que habían cesado. Gokuh Jr. se levanta con gran ímpetu y, observando el panorama desde la pequeña hendidura en la roca, exclama:

-¡Uoooooh! ¡Anciano, salga a ver esto! ¡Mire como brilla el Sol!

-¿Pero qué diablos...? ¿Qué pasa ahí fuera?-se queja Dende recién despierto y entreabriendo los ojos.

-Mire el Sol...hacía días que no lo veíamos tan resplandeciente...

Al anciano le molestaba la luz, debido a que sus ojos se habían acostumbrado a la oscuridad de Yunzabito. Cuando por fín pudo medio abrirlos dijo:

-Parece que nos hemos acercado a los límites de Yunzabito. Falta poco para llegar al mar.

-Es verdad, el mar...¿y cómo lo haremos para cruzar las aguas sin que nos detecten?...no disponemos de ninguna embarcación que yo sepa...¿iremos nadando?

El viejo, incorporándose, aclara:

-Pues yo vine aquí hace cuatro años volando y cargando contigo, claro que entonces los ejércitos del Gran Maligno aún no estaban totalmente distribuidos y no lo tenían todo tan controlado. Yo oculté mi energía todo lo que pude y la tuya era muy débil como para ser captada...

-¿Cómo? ¿Entonces qué?-preguntaba el joven.

-Pues no nos quedará mas remedio que volar hasta la otra orilla...y confiar en la suerte...

-¡¡¡¿Quéééééééé?!!! ¡Pero entonces eso podríamos haberlo hecho desde un principio y habernos ahorrado días de caminata!-exclama Gokuh Jr. sintiendo que había caminado un largo trayecto sin necesidad.

-No, jovencito...debemos de minimizar al máximo las situaciones de riesgo. Piensa que en cualquier momento podrían descubrirnos y que nosotros somos la última esperanza que le queda a la Tierra...-corregía el sabio anciano.

-Vaya, pues si que estamos bien...unas veces nos escondemos y otras salimos a plena luz del día...-mostraba de esta manera su disconformidad el joven.

-Así es como debe ser. Guarda tus energías y no rechistes tanto...debemos empezar ya a caminar...

-Vaya fastidio...-decía Gokuh mientras recogía el equipaje.

Siguieron caminando durante otros cinco kilómetros hasta que, detrás de unas enormes rocas, pudieron al fin divisar la resplandeciente arena de la playa y, tras ella, el inmenso océano. Los ojos del pequeño Gokuh Jr. brillaban como si reflejaran la cristalina agua marina. Después de años viviendo en la oscuridad el joven se siente totalmente eufórico al ver la inmensidad de las aguas, acompañadas por el frenesí de las libres olas. Sin poderlo remediar se lanza corriendo a mojarse dejando atrás el equipaje:

-¡¡¡UAAAAAAAAAH!!! Mira anciano, hemos llegado...¡Esto es el mar!-grita el pequeño salpicando agua hacia el cielo.

-Bueno jovencito, no es momento de juegos...debemos empezar a volar cuanto antes.-cortaba, tajante, Dende.

-Es verdad, ¿y cómo lo haremos? Debemos esconder bien nuestra energía, ¿no?

-Si, así es. Debemos volar sin llamar la atención. Por esta zona no suelen acercarse los hombres del Gran Maligno pero toda precaución es poca.

Así, sin tiempo apenas para saborear el aroma de la playa, nuestros dos héroes se disponen a emprender vuelo hacia el gran continente. Durante cuatro largos años Gokuh Jr. se había mantenido aislado de la civilización, en su corazón aún anidaba el horror que Kaarat le había hecho pasar, aún recordaba la cara de sufrimiento de su abuela y como el Gran Maligno la había asfixiado mediante su tremendo poder mágico.

Hace cuatro años el cielo oscureció totalmente en toda la faz de la Tierra. Kaarat había decidido que el planeta desde donde realizaría su deseo de conquistar el universo sería la Tierra, así que Gokuh Jr. y su abuela Pan, alertados, fueron los únicos que consiguieron llegar al sitio donde el hechicero maligno había invocado a Shenron. Fue en las frías tierras del norte, en un área glaciar. Cuando la anciana y su nieto llegaron, el dragón ya había sido invocado y a los pies de las Dragon Balls se encontraban Kaarat y dos de sus siervos, Sgoil y Bulkan:

Sgoil es un ser repulsivo, grande y obeso, de piel verde brillante y húmeda, debido a su condición de anfibio-humanoide. Su cara nos rebela un rostro sin nariz y unos ojos sin cejas, de rojas pupilas. Sus orejas dos pequeños orificios a cada extremo de su cabeza, a la altura de las comisuras de su tremenda y glotona boca. En ambos lados de su prominente papada cuelgan dos protuberancias alargadas, a modo de ridículos bigotes. Sus manos y sus pies cuentan con tres dedos en cada extremidad, unidos entre ellos por unas finas membranas, de carne color verdácea. Sus vestimentas son color garbanzo, pálidas, con una capa de tela, que se arremolina entorno a su cuello para acabar colgando por toda su espalda. Una especie de hombreras de un material negro resplandeciente cubren también parte de su pecho, y bajo ellas una especie de tela color crema, en forma de faldilla, recubre su abdomen y sus pequeñas piernas.

Bulkan es un ser demoníaco, con una piel marrón que se confunde con tonos rojizos. Sus orejas son grandes y puntiagudas, como las de casi todos los seres demoníacos. De ambos lados de su frente destacan dos enormes cuernos que no esconden para nada su condición diabólica. Su cabeza cubierta por un cabello blanco y corto, de punta. Su cuerpo humanoide y robusto, exageradamente musculado, solo cubierto por una larga túnica gris y unos pantalones morados. Sus botas blancas con detalles rojos. En cada uno de los cinco dedos de sus manos nacen unas uñas negras y afiladas, y sus terroríficos ojos amarillentos, con unas pequeñas pupilas semejantes a las de una serpiente.

Y Kaarat a punto de pedir su deseo, con su aterrador rostro iluminado por la luz de las Dragon Balls y sus brazos extendidos frente al tremendo Dios Dragón:

-¡Pedid vuestros deseos! ¡Os concederé dos deseos, sean los que sean!-Encomiaba el dragón con su grave tono de costumbre.

-Si, Dios Dragón ¡Mi deseo es...!

-¡Esperad un momento!-interrumpía la vieja Pan apareciendo de repente junto a su nieto.-¡¿Quiénes sois vosotros?! ¡¿De dónde habéis sacado las Dragon Balls y para qué habéis invocado a Shenron?!

-¡¿Cómo?! ¿Y vosotros qué hacéis aquí interrumpiendo al gran señor Kaarat de ese modo tan impertinente?-interrogaba con ofensivas maneras el demonio Bulkan.

-Vaya, no os vimos llegar, jejeje...ni siquiera notamos vuestra presencia...-habló Kaarat.

-Vosotros desprendéis una energía maligna...¡¿De dónde habéis sacado las Dragon Balls?!-volvía con la pregunta el nieto de Pan.

-No habléis así al gran emperador del universo.-contestaba Sgoil.-Seres inferiores ¡¿No sabéis que...?!

-Vosotros- interrumpía Kaarat.-debéis de ser los descendientes del gran guerrero Gokuh, supongo.

-¡¿Qué?! ¡¿Cómo sabes el nombre de mi abuelo?!-preguntaba Pan totalmente sorprendida.

-Jujuju. Lo sabía, vuestras almas son igual de puras que la de él...-volvía a hablar Kaarat.-pero vuestro poder dista mucho del suyo.

-¡¿Qué...?!-exclamaban el pequeño Gokuh y su abuela a la vez.

De pronto la voz de Shenron intervenía en la conversación:

-¡¿Vais a pedir vuestros deseos?! ¡No tengo todo el día!

-Uuumm, parece que el Dios Dragón se impacienta. Debemos darnos prisa si queremos montar un imperio galáctico.-aclaró Kaarat.

Pan y Gokuh Jr. no daban crédito a lo que oían. Delante suya tenían a tres poderosos seres malignos con intención de hacerse con el control del universo. La vieja Pan ya intuía que sus fuerzas no eran suficientes para plantar cara a esa amenaza...empezaba a creer que su presencia allí había sido un error. Ninguno de los dos podía pronunciar palabra:

-Señor,¡¿quiere que me ocupe yo de ellos mientras pide el deseo?!-preguntó Bulkan dirigiéndose a Kaarat.

-No-contestó.-,sería una falta de respeto hacia mi fiel guardaespaldas.

De pronto, de entre la oscuridad de los glaciares, aparecía una figura que Pan conocía muy bien. Empezó a notar unos fuertes pinchazos en su corazón. Cuanto mas se acercaba la figura mas fuertes eran los pinchazos. Cuando por fín pudo adivinar los rasgos del nuevo individuo no pudo mas que exclamar:

-¡¡¡Abuelo!!!

Gokuh Jr. quedó boquiabierto, ante sus ojos aparecía su antepasado, aquel que una vez le animó a seguir adelante. Pero ahora era distinto, su tatarabuelo desprendía un aura maligna. Incluso su aspecto era siniestro y oscuro:

-An...¿antepasado?-pudo preguntar el pequeño dentro de su asombro.

-Así es, pequeños amigos. Ahora vuestro querido antepasado me pertenece.-dijo Kaarat.-Gokuh, ¡destrúyelos!-ordenó.

Gokuh se abalanzó velozmente sobre sus descendientes, y cuando llegó frente a Pan comenzó a concentrar un tremendo Energy-Ha de energía oscura, dispuesto a descargarlo sobre ella. Gokuh Jr. llegó justo a tiempo de empujar a su abuela, recibiendo el impacto de forma parcial en su pecho y quedando malherido. Al mismo tiempo, Kaarat apareció detrás de la anciana y con una misteriosa magia la atrapó. El hechicero demoníaco extendía su brazo con el puño casi cerrado y, al mismo tiempo, Pan notaba como si una extraña fuerza estrangulara su cuello, levantándola en el aire. Gokuh jr. utilizó sus pocas fuerzas para levantarse y gritar:

-¡¡¡Abuelaaa!!!

-Escucha...¡¡¡Uuughhkk!!!-a la anciana le abandonaban las fuerzas conforme la presión en su cuello aumentaba-...pequeño Gokuh, huye...argk...huye de aquí...

Pan ,llorando, miró a su nieto directamente a los ojos con una última sonrisa, que rápidamente se tornaba en una mueca de dolor insoportable. Los ojos parecían salirle de las órbitas y su lengua escapaba de su babeante boca. Kaarat, sonriente y con los ojos clavados en el joven mestizo saiyan, cerró su puño totalmente y al mismo tiempo el cuello de la anciana perdía toda consistencia, sus ojos se tornaban blancos y su vida se desvanecía cayendo, al fin, su cuerpo inerte, al suelo. Con una furia ciega y descontrolada Gokuh Jr. se lanzó lloroso sobre Kaarat. Éste desapareció frente a él apareciendo a su espalda, abriendo la palma de una mano y sosteniendo un negro báculo en la otra. Al dirigir el báculo y su mano en dirección al cuerpo del joven Gokuh, Kaarat gritó:

-¡SOULS-GRAB!

Tras esto Gokuh Jr. quedaba totalmente inmovilizado. Kaarat, manteniendo su pose en dirección al niño, habló:

-No es nada personal, mi joven amigo. Respeto totalmente a tu valerosa estirpe. Quizá, si no hubierais osado interrumpirme, hubierais sobrevivido...-tras estas palabras vuelve a gritar.-¡SOUL FALLEN!

Después de esto en los recuerdos de Gokuh Jr. solo queda una sensación de vacío seguida de una profunda oscuridad, y las últimas palabras que pudo escuchar de boca del gran maligno antes de desmayarse quedaron grabadas en su mente:

-Nunca mas volverás a despertar.

Pero el espíritu de Gokuh Jr. resultó ser fuerte y, con la ayuda mágica de Dende y Kaiobito, consiguió recuperarse del conjuro que el hechicero maligno había dejado en su alma. El siguiente recuerdo del pequeño es despertar casi cuatro años después, acostado en una cueva de la meseta de Yunzabito, siendo la cara del viejo Kami Sama la primera que vio al abrir los ojos, la cara del mismo hombre que ahora le acompañaba, atravesando el mar, hacia el desierto.


GLOSARIO DE TÉRMINOS:

Hechizos de Kaarat:

Souls-Grab (Agarra Almas):
Hechizo consistente en penetrar en el alma de cualquier ser vivo y atraparla. Cuando el alma queda atrapada el hechicero puede controlar el cuerpo a su antojo.

Malignant Possession (Posesión Maligna):
Con este hechizo, Kaarat puede poseer cualquier espíritu y volverlo malvado. Kaarat consigue llenar el alma del individuo con su energía negativa, así logra tenerlo bajo su influencia y controlarlo totalmente. Cuanto mas puro sea el espíritu mas fácil es que la energía maligna penetre en el individuo. Kaarat pierde energía si utiliza este hechizo, la energía se pierde en la proporción que se necesita para poseer al individuo. Si el individuo posee una gran energía negativa, la energía necesaria para poseerlo deberá ser mayor a la de éste para neutralizarla. Si por el contrario el individuo tiene mucha energía positiva, la negativa no encuentra casi obstáculo para neutralizarla y se necesita muy poca proporción. Para entenderlo mejor, es como si los individuos puros fueran un recipiente vacío para la energía negativa, y los individuos con mucha maldad son recipientes llenos, con lo cual se necesita una corriente mayor de energía negativa para desplazarla.

Soul Fallen (Espíritu Caído):
Con este hechizo Kaarat consigue, tras penetrar en un espíritu mediante el Souls-Grab, llenarlo de energía negativa e inocularlo para siempre, dejando al individuo en un estado parecido al coma de por vida, incluso a veces si la energía negativa es muy poderosa puede arrastrarlo hasta la muerte tras consumir toda la energía del individuo. En un principio ningún ser puede deshacer este hechizo, pero Son Gokuh Jr. demostró que poseyendo un espíritu fuerte, y con una ayuda apropiada, se puede depurar el alma totalmente.

2 comentarios:

HECTOR4 dijo...

Ey, justo te iva a decir que no estás obligado a hacer una ilustración con cada capítulo que coloques. Y bueno, espero que la peña que se pasa por tu blog lea esta historia que está hecha con mucho esmero y cariño, pa los fans de Dragon Ball.

Thanks diego!!!

darkus6 dijo...

eyy muchas gracias tio, no pasa nada por no poner ilustracion, estaras ocupado, pero ai no m meto.

gracias y saludos